La Inglaterra del Siglo XVIII: El Estado moderno más débil del mundo (I)

Una organización estatal incipiente y endeble, una empresa poderosa y sin escrúpulos (como sus accionistas), unos gobernantes sin moral ni cuajo fueron los mimbres con los que Inglaterra se convirtió en el estado moderno más débil del mundo durante casi un siglo (aunque de los más ricos y y poderosos militarmente).