Anuncio Octavo

Felipe II y la longitud geográfica: El primer Plan de Observación Astronómica a Gran Escala del mundo

Nadie duda de la importancia de conocer la longitud geográfica para dominar los Océanos. Bien lo saben los ingleses que tuvieron que esperar al siglo XVIII para empezar a navegarlos con un poco de soltura. Pero para los españoles no era solo una cuestión de dominar los Océanos. En el conocimiento de la longitud geográfica se asentaban otros intereses absolutamente fundamentales para poder gestionar y coordinar un Imperio y que se desplegaba por cuatro Continentes.

Por qué el Imperio Español y el castellano revolucionaron las lenguas (e Inglaterra y su inglés, no)

El Imperio Español buscó tener una política idiomática que permitiera sumar, a través de las lenguas, argumentos para ayudar la evangelización y al mestizaje que se estaba produciendo en el Nuevo Mundo y que la Corona impulsaba. Las lenguas servían para unir y comunicar a las persona. Y para poder llegar a la gente, el Imperio Español sabía que debía conocer los idiomas que se hablaban en él.

Conde de Egmont decapitado: Cuando el hijo desdice al padre

Que cada uno se queda con la parte de la historia que le interesa, es cierto desde que el principio de los tiempos. También que no hay peor sordo que el que no quiere oir, peor ciego que el que no quiere ver, ni persona más dócil que la que no quiere pensar. Mucho de eso ocurre con lo que hoy traemos a colación: La decapitación del Conde de Egmont y si era merecedor de esta dura sentencia.

Cuando las batallas solas no cuentan la Historia: Rocroi

Una vez fijada en la mente una idea resulta complicado desaprender para volver a aprender. Es lo que pasa con la batalla de Rocroi, que resulta complicado, llegados a este punto, caer en la cuenta de que fue una batalla irrelevante. Y, desde nuestro punto de vista, hasta la Guerra por la hegemonía de Europa entre Francia y España también lo fue. La razón principal es que el mundo ya había cambiado en tiempos de Felipe II y ningún país, excepto España, se había dado cuenta.

El día que España decidió que la primavera empezaría el 21 de Marzo, para siempre

Fue un 29 de septiembre de 1582 y desde entonces todos los 21 de Marzo, desde 1583, los españoles podríamos celebrar con orgullo sano y cierta sorna que España puso en hora el «reloj» mundial que rige hoy en día. Y, por lo mismo, que «decidimos» que la primavera empezara siempre el 21 de marzo. Y aunque la rúbrica a la decisión dicen que la pone un tal Gregorio, Papa de Roma para más datos, la firma que realmente sirvió fue la de la Monarquía Hispánica. Sin ella lo del Papa hubiera sido papel mojado. No es una exageración, es la pura verdad.

El virus de la Leyenda Negra crece en… España, con la Vanguardia.

Nos la trae al pairo si los flamencos tienen genes españoles o no aunque mal no les vendría tener genes de los Tercios Españoles, el nervio de la guerra. Lo que nos es de recibo es que alimenten la Leyenda Negra para sentirse más felices con una historia oficial que no casa con la real.

Entendiendo, por fin, la guerra de Flandes (II). Guillermo de Orange: -En Flandes, cuanto peor…¡mejor!

La primera invasión alimentada por 44.000 mercenarios alemanes había sido contundentemente respondida por el genio militar del Duque de Alba. En los dos enfrentamientos que dirigió él (Jemmingen y Jodoigne), el parcial fue de aproximadamente 10.000 bajas mercenarias a 100 bajas de los Tercios. El Clan Orange-Nassau además de ser unos terroristas, no daban la talla militar. Así que buscaron otros medios con los que golpear sin importarles quien pagaría las consecuencias: El comercio y la economía fueron los objetivos. La población de Holanda y Flandes sería quien pagara la factura.

Ir arriba