Hernán Cortés y los españoles: El arma definitiva con la que la República venció al Imperio

Hay que decir que igual se nos fue la mano con el darnos importancia. Desde la lógica y el sentido común más básicos, no parece sensato creer que unos cuantos cientos de hombres fueran capaces, solos y por muy españoles que fueran, de doblegar un imperio consolidado defendido por decenas de miles de soldados valerosos y temibles. Así que igual deberíamos mirar a ver qué nos hemos dejado en el tintero (o qué nos contaron mal).

Y no hace falta rascar mucho, la verdad. La clave está en Tlaxcala.

Esta es una de esas veces en la que los vencedores no escriben la historia. O mejor dicho los que escriben la historia (los españoles en este caso y también vencedores) tienden a dar importancia a unos protagonistas mientras les esconden los méritos a otros. Una fea costumbre (algo, por otra parte, muy parecido a lo que ocurre en la prensa actual. Ya veis que la cosa viene de lejos y no ha cambiado mucho).

Tlaxcala era un República asediada desde antiguo por el Imperio Azteca (liderados por los Mexica). Y cuando decimos asediada es permanente atacada con la intención cierta de arrasarla.

Tlaxcala (capital de la república) y Tenochtitlán (capital imperial) fueron, durante la época prehispánica, dos concepciones políticas diferentes. Tlaxcala desarrolló un sistema de ciudades-estado que conformaban una especie de República. Mientras, Tenochtitlán se convertía, en su manera de organización, en un Imperio. Un gran y poderoso Imperio.

Durante muchos años estas dos concepciones potentes se enfrentaron en cruentas guerras para ganarse terreno mutuamente. Recién nacido el siglo XVI esas guerras continuaban activas. La situación por entonces no era nada halagüeña para Tlaxcala: rodeados territorialmente, bloqueados comercialmente tanto con los pueblos del golfo como los de interior. Las continuas incursiones de los Mexica, mucho más poderosos, hacían prever que la situación de los Tlaxcaltecas estaba abocada, en el corto plazo, a ser carne de sacrifico y banquete. Literal (en ese aspecto los Tlaxcaltecas tampoco se quedaban cortos. Ellos también tenían esa fea costumbre de comerse a sus vecinos).

Es en ese estado de cosas, muy resumido, en el que llegan Cortés y los españoles como caídos de un guindo: El Imperio está venciendo inexorablemente a la República (al mejor estilo ‘Stars Wars’), que se debilita por momentos, y a la que está a punto de vencer.

La llegada de un genio diplomático, político y militar como Hernán Cortés, con un puñado de españoles bregados en la guerras contra los franceses (en los territorios en disputa en la Península Itálica y que alumbraron a los Tercios) y aún con la memoria fresca de la reconquista, cambian sustancialmente la balanza: La República puso decenas miles de soldados tlaxcatecas, valerosos y recios, a disposición de Hernán Cortés (claro que antes tuvieron que jurar obediencia a su Rey, Carlos I. Lógico por otra parte). Pero ya se sabe que en la guerra cualquier cosa vale para vencer. Y más si es un “eterno” enemigo.

Con ello, Hernán Cortés, con un objetivo claro, conseguía el músculo para tomar por activa o por pasiva (lo intentó primero a las buenas…) lo que tenía en mente. Y los Tlaxcaltecas también conseguían el suyo, no penséis: venganza, venganza y venganza. Y se la cobraron entera (que a ver si pensáis que los humanos de aquella parte del mundo eran muy diferentes a los de ésta).

Con el avance de aquella guerra prehispánica donde recalaron Cortés y los españoles, los aztecas fueron perdiendo ciudades aliadas del Imperio, que veían que el viento soplaba ya de otro sitio, ofreciendo sus respetos (y sus soldados) a, ahora sí, Hernán Cortés que los dirigía hábilmente (previa jura de obediencia al Rey de España).

Con ese cambio, los Mexica, además de perder soldados disponibles, perdían tributos. Un desastre lo mires por donde lo mires (al que se añadiría además la viruela), que acabó finalmente con los Mexicas doblegándose ante los Tlaxcaltecas liderados por Hernán Cortés y unos cientos de españoles (pero con los ‘estos’ muy, pero que muy, bien puestos porque no les faltaron dificultades, penalidades. Muchos dejaron la lana, no penséis que fue un camino de rosas… Mención a parte las mujeres, que también las había. Otras que tal).

La República vence al Imperio como dijimos al principio. Aunque en puridad para cuando acabó esa Guerra prehispánica, a caballo entre dos eras (impresionante hecho sin parangón en la Historia), las ciudades de la República y del propio Imperio habían ya rendido, a través de Hernán Cortés, pleitesía al Rey de España, que hacía años que reinaba ya en media Europa.

Los Tlaxcaltecas rendían pleitesía a un Emperador, abandonando su República, por vencer a los Mexica. Los Mexica veían como su eterno enemigo les vencía por haber visto venir el cambio de los tiempos. Los españoles vieron rápidamente que lo que servía en Europa, aquí no tenía por qué. Morían en ese mismo instante tres concepciones del mundo para alumbrar una nueva época que promovió como ninguna el mestizaje.

El Camino Español

PD: Una de las primeras decisiones fue eliminar la terrible costumbre, cotidiana hasta la náusea, de comer carne humana. Que sólo por eso estaba claro que esa “organización” prehispánica no merecía el derecho de ver otro nuevo siglo. (Tribus solo dedicadas a servir de sacrificio y alimento a las “élites”. Difícil hacerse a la idea…)

4 Comentarios

  1. Dani's Gravatar Dani
    21/08/2018    

    Hay estudios que dicen que el aporte proteínico lo conseguían comiendo hormigas y otros vichos parecidos, y que lo de comer carne humana era solo una cuestión ritual.

    • caminoespanol's Gravatar caminoespanol
      11/09/2018    

      Hola Dani,

      pues se los comían a centenas… =:-o lo del ritual me lo creo. Y que se pasaron por la piedra a muchos miles, también…

      saludos

      David

  2. Marcos Herrera Dominguez's Gravatar Marcos Herrera Dominguez
    05/09/2018    

    Muy buen artículo. Siempre he pensado que los Tlaxcaltecas estaban cansados de pagar tantos tributos a los aztecas, llegaron los españoles (y fueron sus salvadores, por decirlo de alguna manera).
    Por otro lado el es muy difícil cuestionar si era o no malo comer carne humana en ya que para ellos, los aztecas comerla significaba tener el valor de los lideres o guerreros que sobresalían en las batallas.
    Ya por último es muy difícil interpretar sus acciones con mentalidad del siglo XXI.

    • caminoespanol's Gravatar caminoespanol
      11/09/2018    

      Hola Marcos, muchas gracias por tus amables palabras. Mas que cansados de pagar tributos… al parecer, de lo que estaban cansados, era de ser asediados…

      Tienes razón. Es complejo ponerse en la mentalidad de otros y más si esos otros existieron hace más de 500 años. Ahora bien, estando de acuerdo contigo, no puedo más que pensar que ese (el de comerse a los enemigos) no es, ni era, el camino para que la Humanidad en su conjunto prospere de la manera “adecuada”.

      un cordial saludo

      David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Leer entrada anterior
El Español que no ha estado en America no sabe lo que es España (VII)

Retomamos de nuevo este tour por el mundo descubriendo huella de la época española en el orbe. Y no cualquier...

Cerrar