El oro y la plata de América que se quedó en América (el 80% aproximadamente…)

Dicho de otro modo: Si el quinto del rey (es decir el impuesto del 20% del metal precioso extraído de las minas americanas de las que era titular el Rey del España por la explotación de éstas) era el que se embarcaba desde América hacia Sevilla, eso implica que había un 80% restante que se quedaba en América.

Desde El Camino Español nos hacemos una idea bastante clara de a donde iba a parar mucho de ese 20% de metales preciosos que llegaban a España ya acuñados. Y es que mantener conectada España con el Milanesado, Franco-Condado y Países Bajos Españoles y en una órbita aliada a Génova, al Ducado de Lorena y a Saboya (es decir propiamente El Camino Español) costaba un ojo de la cara y parte del otro. Y más con Francia e Inglaterra intentando mojarnos la oreja y Guillermo de Orange (y sucesores) dando puntapiés en la espinilla. Sí por ahí se fue mucho del 20%…

TSR_España_Antigua_gemelos

Gemelos “España Antigua”, los tienes disponibles en la T. de los Tercios

Pero no es ese 20% el que hoy nos interesa. Más bien es el 80% restante el que reclama nuestra atención. Y es que el 80% de miles de toneladas de metales preciosos extraídos durante decenas de años… son un porrón toneladas.

Se pueden hacer muchas cosas con ese oro y esa plata que se quedó en América.

Tal vez tenga mucho que ver la construcción de Universidades, de Catedrales, de ciudades enteras, diseñadas en estilos y técnicas traídos, junto con sus arquitectos, de Europa, vía España.

Tal vez tenga que ver el pagar artistas y arte, imprentas y cultura en general. O administradores y empleados públicos, imprescindibles para una correcta administración (aunque con las consabidas corruptelas propias del género humano…) que habría que traer de España (sustrayéndolos de allí, lógicamente) inicialmente para comenzar los trabajos de gestión y que formaran a otros en esas facetas… A todos habría que pagarles un sueldo mensual en proporción a sus trabajos, suponemos.

TSR_Shotfshell_rear_300

Chaqueta Luxem, con tecnología SoftShell. Disponible en la T de los Tercios.

Habría que construir puertos para que atracaran los barcos para cargarlos, sí de oro de América (el 20% decíamos) pero también de productos agrícolas que vendidos en España dejaban buen dinero en el Nuevo Mundo. Y, claro, fuertes para defender los puertos. También parece lógico que tarde o temprano se tendrían que construir puentes y establecer y mantener rutas comerciales por tierra para traer los productos cultivados. Claro, eso… eso también habría que pagarlo.

Ah! Y volver a construir lo destruído por huracanes, tormentas tropicales, incendios, ataques (de los ingleses/franceses/holandeses. Podríamos resumirlo en piratas. Es broma… 😉 ). Sí esto también habría que pagarlo.

Cierto es que se promovían ciudades en los lugares donde se extraían metales preciosos, pero también se generaban poblaciones nuevas en otras ubicaciones que no producían metales, que no existían por entonces y que se convertirían en nudos de comunicación para conectar el Continente. Eso también habría que pagarlo, claro. Porque no se nos antoja sencillo construir una ciudad desde cero y sin dinero.

Se promovían expediciones (hombres, barcos, recursos,…) que duraban meses. Unas veces tenían fruto (las menos) y muchas otras veces volvían (los que volvían) con las manos vacías… se promovían expediciones, decíamos, para descubrir, conectar, conocer y cartografiar un Continente (del que aún hoy no se conocen bien grandes extensiones, así que no resultaba tampoco trivial). Y todo eso costaba dinero…

Nosotros hemos hechos algunos cálculos (es un decir) y nos sale que el coste de construir un continente entero podría ser, kilo a arriba kilo abajo, el 80% del peso de los metales preciosos extraídos en sus propias tierras. Tal vez es un poco aventurada la cifra… pero si ustedes tienen otra… Un “dinero” razonablemente bien empleado a tenor de las numerosísimas huellas históricas de la época española que nuestros hermanos americanos han tenido a bien conservar y de aquellas otras huellas que no se ven pero siguen estando y nos siguen uniendo.

Por otra parte organizar un Continente no era tarea fácil. Que se lo digan a Inglaterra y a sus Trece Colonias.

Los ingleses se dieron cuenta con cierta rapidez que allí donde se habían sentado el culo no había ni oro ni plata, al menos a simple vista. “Mal empezamos”, pensarían. Ese es uno de los motivos (vamos, el principal) de que siguieran, siglos después de descubierta América, envidiando y anhelando la estructura organizativa de la América Española y, en su línea, intentando apropiarse de ella.

Pero no nos vayamos del asunto, la cuestión es que las autoridades inglesas dejaron a los colonos a su libre albedrío. No promovieron desde la metrópoli una estructura para organizarlos y sacarle buen partido a la tierra que tenían disponible. Tampoco invirtieron el suficiente tiempo, ni esfuerzos, ni dinero, ni personal adecuado (arquitectos, constructores, administradores, …) en construir ciudades estables y bien diseñadas. Ya ni hablamos de Universidades o cosas del estilo. Así se pasaron un siglo o más… (y nos colocamos ya entrados el siglo XVIII) ni puto caso a sus colonias que no les rentaban nada de nada. Así que éstas, evidentemente, se buscaron la vida.

En comparación, España (con todos sus defectos) fue una madre atenta y solicita: Buena parte de sus mejores hombres y mujeres iban destinados a América a administrar, descubrir, cartografiar, enseñar, defender, construir,… personas de todos los niveles sociales.

A las colonias inglesas no iba, de gente digamos “preparada”, ni el que se perdió en la isla. Bueno sí, básicamente el que iba huyendo de algo (guerras, hambre y religión, principalmente…). Así las instituciones inglesas no pudieron, ni quisieron, ni supieron, organizar una estructura administrativa para mejorar la vida de su gente en América.

Así les fue luego, claro… que cuando a los ingleses les apretó el cinturón de las deudas por las guerras emprendidas a mediados del siglo XVIII (Guerras contra España ¡¡grande Blas de Lezo!!, contra Francia, ambas con escenario de guerra en suelo americano) y empezaron a exigir impuestos a los colonos para que participaran de los gastos de guerra, éstos, a las primeras de cambio, les dieron tururú y se independizaron (¡¡grande Bernardo de Gálvez!!) hacía finales del siglo XVIII.

trececolonias

No todo son flores y alaracas para los colonos que no supieron o no quisieron mezclarse con los lugareños e integrarse e integrarlos y se dedicaron a suplantarlos (por decirlo fino. Una fea costumbre, y nos quedamos muy cortos, que el mundo anglosajón ha seguido practicando más recientemente en otros lugares del mundo con resultados pésimos: Sudáfrica, Australia).

Un defecto de base que en cierto modo y tal vez por compensación está llevando a los habitantes de Norteamérica a recuperar y apreciar una parte de su historia escrita por españoles (comerciantes, frailes, soldados, ingenieros y mujeres intrépidas y valientes. Pioneros todos) que nos acercan, a ellos y a nosotros, a la verdadera nortamérica de los siglos XVI, XVII y XVIII. Una parte de su historia, que es la nuestra, que tiene una vinculación muy estrecha con España, Madre Patria de muchos de los Estados que hoy conforman los Estados Unidos de América.

El Camino Español

“El español que no ha estado en América no sabe qué es España.” de Federico García Lorca.

Esta frase nos hace pensar que, después de transcurridos más de cuatro siglos, en realidad los españoles no somos conscientes de la magnitud de lo hecho y, sobretodo, que hacerlo estaba al alcance de muy pocos. Tal vez de uno solo.

9 Comentarios

  1. Basfi's Gravatar Basfi
    13/12/2015    

    Ese 20% no era para la España de la Península Ibérica.

    ¡Los virreinatos se financiaban con ese 20%, el quinto real!. O cómo pensaban que se financiaban las obras públicas, universidades, escuelas, hospitales así como toda la administración del virreinato y la defensa.

    Ahí está aún hoy en día en pie un ingente patrimonio histórico artístico. Ese 20% financiaba al virreinato; no era dinero para la Península Ibérica.

    A España venía el contravalor de las compras realizadas a la península. Es más, la mitad de la plata extraída iba a China, también como contravalor de las compras que desde la España de Indias se hacía de ese país.

    «Cada virreinato tenía una Caja principal y otras subordinadas, las cuales podían tener, a su vez, otras dependientes. Los ingresos procedían de tres fuentes: de la minería, del comercio y de los impuestos. Los procedentes de la minería -sea por el quinto real
    o el décimo, sea por la venta del monopolio de azogue- constituyeron con mucho la principal fuente de ingresos 79. En cada lugar «real de dueños de las minas para que se les pusiera el sello de que ya estaban «quintados» y poder después entregarlos a la amonedación en las Casas de la Moneda o a la fabricación de objetos (joyas, vajillas, etc.).

    Al frente de las cajas reales estaban los oficiales reales, encargados de hacer cumplir el quinto real; estos oficios se vendían al mejor comprador y estuvieron bajo la jurisdicción de la Real Hacienda y no del virrey. En Perú existían desde 1774 un total de 19 cajas reales, exceptuadas las de Buenos Aires y Chile, que eran autónomas ya para esa fecha 80.

    La Casa de la Moneda constituía el centro de acuñación de la moneda. La necesidad de mayor circulación monetaria según crecía la extraccián de plata y del comercio, propició la ubicación de cecas cercanas al origen del metal precioso para evitar el comercio por simple permuta de barras de plata, tejuelos de oro o polvo de mismo metal. Por Real Cédula de 1535 se crearon tres Casas de la Moneda en México, Lima y Santa Fe (Colombia). La de Lima se erigió en 1565; pero la potencia extractiva de oro y plata de Potosí y la dificultad del traslado de los metales hizo que se trasladara a esa ciudad en 1572; definitivamente volvería a Lima en 1683. Con posterioridad, Chile también contó con otra Casa de la Moneda. Según las Ordenanzas cualquier niiilero o particular podían remitir a la ceca plata para su acuñación, previamente quintada; la proporción era de 68 reales por marco, de los que la Casa retenía tres: dos para repartir entre los oficiales de la misma y otro a cuenta del Rey por concepto de señoreaje o monedaje»

  2. Basfi's Gravatar Basfi
    13/12/2015    

    La mitad de la plata iba a China porque, además de que había comercio con ellos, se había hundido su «papel moneda» y necesitaban gran cantidad de plata para monetizar su economía (fabricar moneda). Y vendían muy barato porque al hundirse su papel moneda, también se hundió su nivel de vida.
    China, España y la plata: http://www.elmundo.es/la-aventura-de-la-historia/2014/12/02/547dbb3e22601d1f4c8b4589.html

  3. Felipe's Gravatar Felipe
    14/12/2015    

    La pena es que el 20 % que dices que vino a España no se quedará en España, si hubiese sido así que potencia seríamos! ! !

    Yo creo que fue bastante más ya que sólo tienes en cuenta el impuesto real y no el traspaso de rentas privadas, que seguramente fue incluso mayor (las rentas de los adelantados, funcionarios y encomenderos). Además hay que tener en cuenta las otras materias primas.

  4. Jorge Jensen's Gravatar Jorge Jensen
    17/12/2015    

    ni el 1% debieron llevarse de América, España genero uno de las atrocidades mas grandes de la historia. se debería maldecir el 12 de octubre, como una fecha que mancha de sangre el contacto entro dos mundos. y hasta el merito de descubridores deberían quitarles, pues esta mas que claro que fueron los vikingos quienes descubrieron América, mucho tiempo antes.

  5. 24/02/2016    

    El tal 80% de oro restante no pagó nada, aquí no se pagaba con oro, aquí se esclavizó, la mano de obra fue esclava, el pago era látigo. Los adornos de las catedrales, los órganos, las campanas, se pagaron en oro, pero ese oro se fue para Europa para los artistas Europeos. El oro restante se fue para Europa en los bolsillos de los conquistadores y allá se gastó en los lupanares.

    • caminoespanol's Gravatar caminoespanol
      11/03/2016    

      Hola Pabliack, pues ya entiendo lo que dices, ya. pero no lo comparto. También el Imperio Romano se llevó “nuestro” oro y nuestra plata de Hispania. Y sus leyes no prohibían, al contrario, la esclavitud ¿Y? Pero quedó el derecho Romano, sus infraestructuras, su tecnología.

      Está claro que cada uno piensa lo que le viene en gana, pero América la conectamos al mundo los españoles y el mundo quedó conectado y comunicado gracias a la pericia y el talento de muchos hombres y mujeres que durante tres siglos hicieron mejor la vida de la gente en la América española (con infraestructuras, leyes, tecnología, …) Algunos de ellos después de arriesgar la vida seguramente se gastaban el dinero en lupanares y juegos de cartas… pero eso ¿es importante?

      En todo caso, Pabliack, gracias por tu aportación. Saludos

    • Odama's Gravatar Odama
      03/03/2017    

      Es triste que tanta gente perpetúe ideas tan absurdas como esas, el odio ciega y se rechaza la razón.

      La verdad está ahí, para el que quiere conocerla, escarbando bajo los textos de siglos de propaganda (leyenda negra) que aún prevalece y se extiende, porque aún hay quien necesita demonizar a los conquistadores que siguen siendo culpables de todos los males de sus países (bueno, ahora va cogiendo el relevo el sucio imperialismo yanqui), y por supuesto a la iglesia católica, que por siempre ha de ser corrupta y vil, para que los protestantes sigan “protestando”.

      Lo cierto es que la más larga época de paz y prosperidad en todos los paises hispanoamericanos fueron los 3 siglos anteriores a su desmembramiento, quiero decir, independencia, pese a quien le pese. Y aquel que conscientemente decide ignorar la prueba irrefutable de ello que es SU PROPIA EXISTENCIA, por su cultura, por su idioma, por su mestizaje, por que solo tiene que abrir los ojos y conocer sus ciudades, sus caminos, sus hospitales y universidades… en definitiva, el legado de SUS ANTEPASADOS.

      Porque aquellos grandes hombres no volvieron a la península a ningún lupanar, se quedaron en los reinos españoles de ultramar donde se asentaron y vivieron en familia. Bueno, alguno volvería, como vinieron muchos criollos. Como el más conocido de los criollos, Simón Bolivar que estudió en Madrid, donde se casó, y se introdujo a la masonería en París. Regresó a su tierra natal como todos sabemos, donde era niño rico, descendiente de vascos y canarios, pero no me extiendo más, porque estos que son HECHOS REALES CONTRASTADOS, le sonarán a herejía, y ya habrá enfurecido. Pero por si no lo ha hecho, le dejo este fragmento de la una carta escrita por Bolivar a su amigo el general Juan José Flores en Noviembre de 1830, para que usted PIENSE:

      “V. sabe que yo he mandado 20 años y de ellos no he sacado más que pocos resultados ciertos. 1°. La América es ingobernable para nosotros. 2°. El que sirve una revolución ara en el mar. 3°. La única cosa que se puede hacer en América es emigrar. 4°. Este país caerá infaliblemente en manos de la multitud desenfrenada, para después pasar a tiranuelos casi imperceptibles, de todos colores y razas. 5°. Devorados por todos los crímenes y extinguidos por la ferocidad, los europeos no se dignarán conquistarnos. 6°. Sí fuera posible que una parte del mundo volviera al caos- primitivo, este sería el último período de la América.”

  6. Marisol's Gravatar Marisol
    17/05/2016    

    No sé mucho de historia, pero la sensatez me lleva a esto: España ha estado invadida por por alanos, fenicios, cartagineses, romanos, etc etc. Se llevaron el oro, plata etc. Dejaron su cultura monumentos, arte y nosotros los visitamos admirados. Doy por hecho (que no respaldo) que durante esas invasiones habría hambre, violaciones, asesinatos. Cómo es natural y ley de vida miramos hacia adelante, es decir, vemos el arte y demás. Pues creo que tanto nosotros como los hispanoamericanos debemos mirar con la perspectiva del siglo xxi no de hace 500 años. Y sí, es un orgullo que lo descubrieran los españoles que además se mezclaron con ellos.

    • caminoespanol's Gravatar caminoespanol
      17/05/2016    

      Hola Marisol, coincido contigo. No fuimos ni los primeros ni los últimos en “conquistar”. Lo que sí es una novedad absoluta y sorprendente es conectar el Continente americano tanto con Europa como con Asia, y de paso conectar el mundo. También cartografiarlo es sorprendente. Y sin embargo lo más rompedor de todo fue demostrar a aquel mundo medieval que “no hay límites”: Esa es la gran aportación española de aquella época y que cambió el mundo.

      Un cordial saludo

      David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
20 días recorriendo el Corazón de Europa por El Camino Español (2ª parte)

20 días recorriendo el corazón de Europa (Bélgica, Holanda, Alemania, Austria, Suiza e Italia) por una ruta histórica, El Camino...

Cerrar