El Morrión resiste al tiempo (III): Presente en los símbolos del ejército de los USA

El Morrión sigue presente hasta en el ejército de los Estados Unidos. Aparece en la insignia de la 53 Brigada de Infantería, la más numerosa de la Guardia Nacional de Florida. Homenaje a las primeras milicias de Florida que iniciaron su andadura en la época española. De entre ellas destacamos la ‘Milicia Negra’ compuesta de soldados negros (esclavos huidos de los ingleses y liberados por España), que lucharon por la España Americana contra los ataques ingleses y que explicamos aquí.

Las historia quedaría deslavazada si no nos situamos un poco, así que debemos ubicarnos en la Florida de principios del siglo XVI. Los españoles arribamos a la península de Florida en 1513 que se mantuvo siendo España hasta 1821 (excepto durante un breve paréntesis entre 1763 a 1784). Es decir casi 300 años. No es de extrañar que las referencias españolas allí sean múltiples.

Es la población de San Agustín, en Florida, quien tiene el honor de ser la ciudad más antigua de Estados Unidos (con la salvedad de la ciudad de San Juan, en Puerto Rico). Y Pedro Menéndez de Avilés ha pasado a la historia por ser el fundador de la ciudad con el nombre de ‘San Agustín de La Florida’ un 28 de Agosto de 1565. Cuarenta años antes de que los ingleses establecieran su primera colonia de Jamestown (Virginia) y cincuenta y cinco años antes de que desembarcaran los Padres (y madres) Peregrinos.

Presume con estos gemelos de los Tercios. En la T de Tercios

TSR_mercado_st_agustin

Los españoles exploraron y cartografiaron aquellas tierras desde el 1513, pero cierto es que los asentamientos fijos se inician por la presencia, en 1564, de un nutrido grupo de piratas hugonotes que se asentaron en la desembocadura del río San Juan, un poco más al norte. Esa amenaza hizo que el Imperio moviera los hilos para establecer una presencia militar permanente que asegurara la zona para poder trasladar allí pobladores. Al poco desembarcaba Pedro Menéndez, como Gobernador de Florida, que dio papeleta a los cansinos piratas franceses (tuvo a bien enterrarlos allí, porque todavía están las tumbas, aunque no sabemos si por el rito católico o el protestante) e inició la construcción de la primera ciudad de Norte América.

Aún así, la vida de la ciudad de San Agustín no fue pacífica. Los franceses pero sobre todo los ingleses, ambicionaban sustituir a los españoles. En 1586 fue atacada por el corsario Francis Drake, al mando de más de 20 naves y 2000 hombres, al servicio de la corona inglesa. Sus edificios fueron arrasados y quemados y la población saqueada. No quebró esta acción la voluntad de España de mantener allí su presencia, como tampoco cejó ante el ataque de otro pirata Robert Searle, que tuvo lugar ochenta y dos años después. Tanto pirata pululaba por la zona que había material de sobra para hacer un museo.

Se cansaron los españoles del incordio y dieron rienda suelta a su ánimo constructivo para sustituir el, a todas luces insuficiente, fuerte hecho a base de maderos por uno de los de verdad: El Castillo de San Marcos. En 1695, después de más de veinte años de arduo trabajo, la fortaleza fue completada. Viendo la imponente presencia parecen hasta pocos años, teniendo en cuenta que corría el siglo XVII y allí la mano de obra no abundaba.

El Castillo de San Marcos, cuya actual traza data de 1672 es un bello ejemplar de arquitectura militar española en las Américas. Basada en la traza Italiana y con baluartes apuntando hacia el exterior que tanto se había implantado en toda Europa. Los españoles la perfeccionaron y la llevaron al nuevo continente.

La innovación llegó en el diseño y también en los materiales. No se construyó en piedra, sino en coquina. Una mezcla de moluscos y arena, aglutinada con la cal de las conchas. Dudamos que al que se lo ocurrió la idea se hiciera rico, pero resultó ser un excelente compuesto que no se destrozaba ante los proyectiles del enemigo, sino que los absorbía. Todo un avance.

Los británicos, que por mar muy bien pero por tierra regular, lo siguieron intentando, ya sin éxito, en 1702 y 1740.

 

Es en este último ataque, el de 1740, doade se produce el Asalto al Fuerte Mosé, apareciendo como protagonista la ‘Milicia Negra’ a la que hacíamos referencia al principio del artículo. El Bloody Mose (‘el Sangriento Mose’) marcó un antes y después en el devenir de aquel basto territorio durante largos años. Aunque el hecho más relevante pasó por alto durante muchos lustros. Allí, en el Fuerte Mosé, al amparo y protección de las leyes de España, se estableció el primer asentamiento de hombres negros libres de América. Pero ¿Estaban ambos hechos ligados?

El Camino Español

2ª Parte: El Morrión resiste al tiempo (III – 2ª parte): La Milicia Negra libre de la Norteamérica Española

! Comentario

  1. rodrigo's Gravatar rodrigo
    01/08/2017    

    Muy interesante articulo, me ha gustado mucho la información que hasta ahora no sabía sobre los españoles en america.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Milán y la Plata de España (no de América)

Felipe III regaló a Milán una caja de plata para la cripta de Carlos Borromeo, de las minas de Guadalcanal,...

Cerrar