Origen del turismo moderno: ‘El Camino Español’ es el ‘Grand Tour’ inglés, 150 años antes

Se dice y se cuenta que el ‘Grand Tour‘, era “un itinerario de viaje por Europa, antecesor del turismo moderno, que tuvo su auge a mediados del Siglo XVIII entre la aristocracia inglesa para conocer el arte clásico y el renacimiento“. Esto es: ir a “italia”.  Pero mira tú que cosas que españoles y flamencos ya lo veníamos haciendo desde el Siglo XVI y con el mismo fin.

Vaya por delante que, en el siglo XVI y XVII, Italia no existía. De hecho tal y como la conocemos hoy, Italia lleva existiendo poco más de 150 años… No es un desdoro, es la realidad. En el siglo XVI y XVII la Península Itálica la conformaban unos pocos estados independientes que, entre ellos, se llevaban razonablemente bien (nos referiremos a ella como “italia”, entrecomillada y en minúscula, para diferenciarla de la actual).

TSR_Italia_española_siglo_XVI_3

En ‘rojo’, estados de la Monarquía Hispánica. En ‘rosa’, estados aliados.

Y es que buena parte del territorio de la “italia” de entonces  pertenecía a la Corona Hispánica (Milanesado, Presidios Reales y Reino de Nápoles, con Sicilia y Cerdeña) y el resto de Estados estaban en su órbita de influencia (Génova, Toscana, Saboya. En diferentes grados de lealtad).

Recorre el Camino Español con esta guía. En la T de Tercios

Es lo que tenía que tuvieran tan cerca al Turco que, quisieras o no, te hacía llevarte bien con tus vecinos, por si te hacían falta en un momento dado. Y más si uno de ellos era el Primo de Zumosol. Es decir, España y sus Tercios Viejos (Sicilia, Nápoles y Milán). Eso lo sabía Carlos I, Felipe II, sus herederos y hasta el que se perdió en la isla. Y, claro, ejercían esa preponderancia de la manera que más les convenía.

TSR_felipeII

¿veis lo “céntrica” que quedaba italia dentro del Imperio Turco? ¿Y si no estuvieran los Tercios?

Pero retomando el hilo del post, el Grand-Tour inglés continuan “parece ser que tiene sus orígenes en el siglo XVII” …”viaje formativo podría remontarse al renacimiento, cuando los intelectuales humanistas y los artistas realizaban viajes a Italia a fin de familiarizarse con la cultura clásica.” …con condicionales y generalizando. Sin indicar nacionalidades. Todo muy vaporoso e inconcreto… para que, oye mira tú que cosa, al final quede la sensación de que esto del turismo moderno y el grand-tour lo “inventaron” lo ingleses.

TSR_Grand_Tour_Beckford

Grand Tour  de William Beckford

Los ingleses, continuan en la cita, desembarcaban en Ostende (Bélgica) o puerto cercano y habitualmente desde Bélgica iban atravesando el centro de Europa siguiendo la franja entre lo que ahora es Francia y Alemania para llegar a Suiza y a los Alpes. Una vez en la Península italiana pues ya os podeis hacer una idea Milán, Turín, Génova, Florencia, Roma, Nápoles,… eso era básicamente su “Grand Tour”. Origen del Turismo moderno, dicen…

Pero empecemos por el principio…

Lo cierto es que a los españoles se nos puede considerar pioneros en visitar aquella “italia” del siglo XVI y XVII de manera “masiva” para buscar inspiración en el origen mismo del arte clásico y del Renacimiento y disfrutar de sus obras eternas. Y es que tiene su lógica: Jugábamos en casa, la verdad.

Resulta que el “patio” italiano tenía el mismo dueño que el patio español, el borgoñón o el flamenco: Los Austrias Españoles. Y además lo teníamos sencillo porque la ruta marítima entre Cartagena o Barcelona y Génova era segura (razonablemente). Desde Génova pues ya zascandileabas por “italia” y tal. Diego Velázquez fue uno de tantos artistas y los Tercios estaban poblados de soñadores que no podían pagarse, por si solos, el viaje pero tenían el ánimo vivo (España mi natura, Italia mi ventura, …). Pero ese no es el “Grand Tour” que atraviesa el corazón de Europa al que se refieren los ingleses. Al menos no al completo.

Los franceses tenían más a mano “italia” que nosotros, pero la mitad del territorio “italiano” era de la corona española y la otra mitad estaba bajo su influencia. Y como los franceses eran desleales hasta decir basta (y aliados de los turcos) y les caíamos mal (…entre nosotros…era envidia supurante), pues no estaban para muchos viajecitos “turísticos” (los que podían pagárselo) en reinos mortalmente enemigos. Es comprensible.

Vamos por los flamencos. Allá por el siglo XVI, los flamencos no podían ni soñar siquiera en visitar la península itálica de manera “masiva” porque quedaba a 1300 kilómetros (de los de entonces, que eran mucho más largos…). A parte del coste de viajar, atravesar los estados independientes era un problemón y un sindiós, y no hablamos ya de la falta de mapas o de caminos marcados…

La cosa empezó a cambiar a partir de 1567 en adelante, cuando los Tercios Españoles que iban a Flandes, con el Duque de Alba al frente, conectaron Milán y Bruselas de una manera estable en base a acuerdos firmes con los Estados aliados por los que pasaba la ruta. Bien es cierto que ésta fue cambiando su recorrido desde sus inicios, en función de las difíciles coyunturas geopolíticas propias del Siglo XVI y XVII, pero el origen y el destino eran básicamente los mismos: Bruselas y Milán, Milán y Bruselas. Y con esa ruta abierta y estable durante casi un siglo (“le chemin des espagnols” le llamaban los lugareños), los artistas flamencos empezaron a visitar “italia” de manera regular y sistematizada al igual que hacían sus hermanos españoles.  Nos suena mucho a turismo cultural moderno, la verdad.

Y para muestra un buen botón: Anton Van Dyck (uno de los máximos referentes del Barroco Flamenco), fue a “italia” en 1621 siguiendo El Camino Español de 1620 (Milán, Gravellona – Paso de St-Gotthard – Lucerna – Colmar – Luxemburgo – Bruselas) pero en sentido contrario. ¡¡150 años antes que los ingleses!!

Pero es que Pedro Pablo Rubens, su maestro (que también hizo ese viaje iniciático 20 años antes) se lo recomendó a Anton Van Dyck, su alumno. Pero es que Otto van Veen , maestro de Rubens, lo hizo también (y nos situamos ya a finales del siglo XVI)… ¡joder! si hasta había un gremio en Amberes (la guilda de los Romanistas) en el que sólo te aceptaban si habías estado en “italia” para ver a los clásicos. ¡Si te despistas, tenían hasta agencia de viajes…!

TSR_ruta_1620

“Chemin des Espagnols” de 1620

Así que, quereis que os diga a nuestros ojos el Grand Tour “inglés” lo inventaron en realidad los belgas de entonces, utilizando una ruta abierta y mantenida por los Tercios españoles para conectar los territorios de una monarquía hispánica (Países Bajos, Franco-Condado y Milanesado) que hacía de la comunicación su razón de ser.

¿y los ingleses? ¿por qué tuvieron que esperar los ingleses hasta el siglo XVIII (dos siglos después) para ir a “italia”? Pues por lo mismo que los franceses, porque “italia” era de la corona española o estaba bajo su influencia y, claro, no eran en absoluto bienvenidos porque éramos enemigos irreconciliables (y ellos encima herejes). No estaba el horno para bollos.

Pero resulta que vienen los de hijos de la Gran Albión a dejar caer que eso del “turismo moderno” y lo del Grand-Tour para visitar “italia” lo inventaron ellos… ¡anda ya!

El Camino Español

A inicios del siglo XVIII, con la Guerra de Sucesión Española, y con la cesión de los Países Bajos Españoles y Milanesado a rama austríaca de los Habsburgo, el panorama cambió y la influencia de España en Europa se fue diluyendo por la falta de presencia en territorios de Europa Central.

Aun así, la ruta desde Bélgica a Italia, seguida habitualmente por los ingleses en, dicen, su Grand-Tour, ya estaba marcada siguiendo básicamente El Camino Español que siglos antes habían abierto los Tercios Españoles y que los artistas flamencos habían utilizado en su recorrido inverso desde hacía más de 150 años para conocer el arte clásico, el renacimiento y el barroco. No será como el turismo actual (las circunstancias eran otras lógicamente) pero a nosotros se nos antoja muy, muy parecido.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Sancho Londoño: La leyenda de un “intocable” de los Tercios

Nunca, ni una sola vez, fue herido en batalla. Ni una herida, ni una cicatriz en todos los años que...

Cerrar