¿Moda en el siglo XVI y XVII? Sí. El peinado en los hombres

Durante los primeros 30 años se sigue la moda de finales del XV. Pero se dejará de lado en la cuarta década, salvo por aquellos que todavía se sienten cómodos con la melena larga. Por los años 20 vuelve la barba y el bigote.

TSR_Ana_Sinovas

Cabellos largos, rizados y con flequillo. 1503. Retablo de Santa Ana de Sinovas, Maestro de Sinovas, Museo de Larreta, Buenos Aires (detalle)

 

TSR_escuela_espa_ola_inicios_del_XVI

Melenas largas. La de la derecha lisa y cortada de forma gradual de arriba abajo. 1500-1510. Joan Pau Guardiola, subasta (detalle)

 

TSR_catedral burgos

H. 1520. San Juan de Ortega y dama donante. Maestro de la Visitación de Palencia. Catedral de Burgos (detalle)

–Este es un post invitado. No está escrito por nosotros pero nos ha parecido interesante compartirlo en El Camino Español porque complementa la época y nos ayuda a estar atentos a detalles que, siendo importantes, de habitual se nos escapan–

[sam id=”8″ name=”Anuncios epoca” codes=”true”]

Con la llegada de Carlos V a España empieza a estilarse la melena que él llevaba en aquellos momentos: muy corta, lacia y recortada en una perfecta línea recta.

TSR_carlos V

Primer cuarto del XVI, San Sebastián con donante o Carlos V a lo divino, Juan Correa de Vivar, Galería Caylus (detalle)

TSR_Gossaert

Don Francisco De Los Cobos y Molina, Jan Gossaert h. 1530-1532, The J. Paul Getty Museum, Los Ángeles (detalle)

Pero llega la hecatombe, o la modernidad, en el año 1529: el Emperador se corta el pelo de manera drástica y muchos no tiene más remedio que seguir la tendencia, eso sí, entre lágrimas. De todos modos, las personas mayores no renunciarán a su media melena.

TSR_cranach

1533 El Emperador Carlos V, Cranach El Viejo, Museo Thyssen, Madrid (detalle)

TSR_sánchez coello

H. 1570. ¿Autorretrato?, Alonso Sánchez Coello, Museo del Prado, Madrid (detalle)

Durante el reinado de Felipe II, el bigote se alarga y va caído y ligeramente curvado bajo la comisura de los labios.

TSR_felipe

1592. Felipe II. Taller de Juan Pantoja de la Cruz, Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Madrid (Detalle)

En los últimos años aparece el copete, es decir, el pelo se lleva levantado sobre la frente. Empezó por elevarse todo el flequillo. Hacia 1602 es más abultado, rizado o ligeramente ondulado (durará hasta los años 30). Habrá, por supuesto, quien lo considere un estilo propio de afeminados:

TSR_gonzalez

Aunque el retrato es del siglo XVII, el pintor lo retrató tomando como referencia de un naipe del los años 90 del siglo XVI. Bartolomé González, El archiduque Leopoldo, 1608 – 1617, Museo del Prado, Madrid (detalle)

TSR_felipe III

Copete algo más abultado.1615, Retrato de Felipe III, Bartolomé González, Museo del Prado, Madrid (detalle)

TSR_Imagen1

Copete en su última fase. 1618, estatua funeraria de don Fernando Cortés, Museo arqueológico de Madrid (detalle)

El cuidado de la barba y el bigote, y por lo tanto recortarlos de mil maneras, comenzará tímidamente a finales del XVI para tener su apogeo en el XVII.

Entre la gente joven se lleva la barba corta. La perilla se pone de moda en los años 90, siendo variada en tamaño y forma (tendrá una larga vida). El resto del rostro se afeitaba. El bigote en general era largo e iba con las puntas caídas o en horizontal. Pero entonces tiene lugar otra revolución hacia 1600: la de doblar las puntas hacia arriba (ver retrato de Felipe III). En algunos casos las puntas se llevaron abiertas y levantadas, en otros muy curvas y afiladas (tenacillas, engomado o bigotera de cuero al servicio de sus dueños). Estos bigotes levantados será signo de bravura y, por supuesto, se utilizará como arma de seducción-

TSR_pantoja

Don Juan de Austria, Alonso Sánchez Coello, Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Madrid (detalle)

Las personas mayores y los letrados preferían barbas largas, sin atusar.

Hacia los años treinta el hombre empieza otra vez a dejarse crecer el pelo (que alcanzará la espalda durante el reinado del Carlos II) y se coloca un mechón por delante de las orejas. El bigote se lleva grande:

TSR_pacheco

H. 1630. Dama y caballero, Francisco Pacheco, Museo de Bellas Artes de Sevilla (detalle)

TSR_velázquez

H. 1635. Felipe IV, Diego de Velázquez, National Gallery de Londres, Reino Unido (detalle)

Los villanos (que no renuncian a su barba poblada) y el resto de la población llevarán el pelo corto, salvo cuando vuelve a ponerse de moda el pelo largo.

TSR_tristán

H. 1615,  Retablo de la vida de Cristo, Adoración de los pastores, Luis Tristán,  Parroquia de San Benito Abad, Yepes, Toledo (detalle)

 

Hencinarys 

Sobre Hencinarys: Aficionada a la Historia de la Ropa, salvo del XVIII al XX, algo de manía hay en ello. Aficionada al curioseo. Frustrada entomóloga, entre otras muchas cosas. Su Blog Opus Incertum, dedicado a la historia del vestido en España desde la Edad Media hasta el Siglo XVII con anotaciones sobre costumbres y personajes.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Leer entrada anterior
La batalla de Mook o cómo los Tercios inventaron las huelgas

La batalla de Mook enfrentó a los protestantes, con Luis de Nassau al frente, contra los Tercios capitaneados por el...

Cerrar