446º Aniversario del Camino Español

Han pasado 446 años. Tal día como hoy, 22 de agosto, pero de 1567 se culminaba una hazaña logística y diplomática que, en base a acuerdos de paz y un trabajo magnífico de organización , permitió que cerca de 16.000 personas (soldados, esposas, hijos, séquito, comerciantes,… ) atravesaran diferentes países de una Europa en plena tensión bélica y se trasladaran de Milán a Bruselas, distantes más de 1000 kilómetros, estando todos los detalles necesarios (el alojamiento, la manutención, el transporte,…) previamente acordados y pagados en su momento los servicios prestados.

Una proeza que no es recordada en España por una razón principal: ser realizada en una época en la que los españoles conseguían hazañas inverosímiles todos los días.

Los españoles no la recordamos porque hicimos tantas cosas nunca soñadas por nadie que ésta fue solo una más. El resto de las naciones (Francia, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Inglaterra…) no la recuerdan porque no quieren revisar un siglo XVI que ya han acomodado como ascua a su sardina y así evitan, de paso, quedar en entredicho. Ya escogieron al malo de la película y cuanto menos vínculos con él se les sepa mejor, aunque con eso escondan a sus propios ciudadanos uno o dos siglos de su historia…

Y es que La Historia del siglo XVI y XVII que hay en los libros escatimó a España muchas páginas donde ella pudiera argumentar los motivos de sus decisiones y las sustituyeron por renglones de otros que supieron muy bien mostrar solo nuestra sombras mientras, eso sí, escondían bajo mil llaves las suyas propias.

Y lo hicieron tan bien que han conseguido que en muchos casos nosotros mismos, los españoles, huyamos de nuestro pasado o que lo percibamos como una carga o un arma arrojadiza que lanzarnos. En ‘El Camino Español’ nos gusta pensar que eso está cambiando, al menos eso ha ocurrido en nuestro caso, y trabajamos para que siga ocurriendo.

En esa línea, es nuestra intención empujar para que la Historia escriba algunas hojas que dejó en blanco y que hablan de una ruta logística permanente que iniciaron unos endurecidos tercios viejos de España y que unió una Europa deslavazada. Una ruta que utilizaron y ayudaron a crear italianos, alemanes, suizos, borgoñones, además de españoles, y que vieron como quedaban conectados países, ciudades y pueblos incomunicados hasta entonces.

Comerciantes y personas de bien vieron como los temidos soldados españoles adecuaban sus caminos para que pudieran pasar carretas donde antes solo había caminuchos o ponían puentes donde solo había río y, un par de veces o tres cada año, pasaban por sus pueblos soldados españoles e italianos a miles que dejaban buenas monedas por alojarlos y darles manutención durante una única noche.

Y sí, en esas páginas escribiremos sobre todo de las luces de la España del siglo XVI y XVII cansados ya de oír sobre las sombras que ya conocemos y hemos asumido. Va siendo hora de que otros asuman las suyas.

El Camino Español

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Epílogo

Como surgió la idea de dedicarnos a recuperar El Camino Español y en concreto como se fue organizando la aventura...

Cerrar