Etapa 1: de visita por los hospitales milaneses

No siempre empiezan las cosas como uno quiere… Que se lo digan a España en aquel partido contra Suiza en el Mundial de Sudáfrica… Aunque el asunto no es como empiezan las cosas sino como acaban. Y para eso está claro que ayuda el tener la mejor de las actitudes posibles.

Poneos en situación…

Ya en Milán. Después de haber tomado el avión desde Zaragoza todo sin contratiempos hasta el aeropuerto de Bergamo. Bueno, en el avión un grupo de adolescentes corean las turbulencias como si estuvieran en el port aventura. Lo normal vamos. Sonrío un poco mientras me aprieto más el cinturón de seguridad y agarro más fuerte los apoyabrazos. Está claro que  hace ya años que no entro en ese selecto “grupo” del que se sale solo con el paso del tiempo…

Ya en las cintas, esperamos a que salgan los bultos entre la algarabía adolescente. Cuando estamos recogiendo las cajas de las bicis se nos acerca un joven y nos pregunta ¿vais a hacer la ruta a Flandes? Nos deja atónitos. Si, le respondemos. ¿Cómo lo sabes? Él mira a las camisetas que llevamos que lucen un Camino Español como dos soles. Ah! Claro. Si,  Si, le decimos. Desde Milán a Bruselas. ¿Como es que lo conoces? Le pregunto. El sonríe. Soy profe de historia de los chicos. Hay esperanza, pienso, mientras le veo alejarse al tiempo que le llama la atención a uno para que deje de dar por c… de incordiar.

Camiseta Namur’17 Disponible en La Tienda de los Tercios

Nada más dejar el aeropuerto empieza a diluviar… Será una tormenta de verano. Hace tanta calor… Tres cuartos de hora después sigue lloviendo. También es verdad que para cuando llegamos a Milán la lluvia había cesado y aunque el asfalto estaba húmedo nos regaló el tiempo necesario para sacar las bicis de las cajas y acabar de montarlas. Para entonces, eso sí, era totalmente de noche. Cerca de las 10, concretamente.

Estábamos pedaleando por la ciudad buscando el hotel cuando empezó a chispear. Un par de paradas para preguntar mientras arrecia la lluvia… Y en pleno pedaleo yendo hacia el hotel, sucede.

El empedrado, la lluvia, la vía del tranvía,  todo un poco… Pero lo cierto es que la caída se produce. LA se va al suelo. El golpe es duro. Lleva el casco y eso reduce el riesgo, pero ha dado de lleno con el hombro en el empedrado y a duras penas puede moverlo. ¿La clavícula?

Sin entrar en detalles que mas o menos os imagináis, vamos al hotel, dejamos los trastos y preguntamos en el hotel el hospital más cercano. Ellos le llaman Pronto Soccorso. Ese en concreto tenía pinta de ser perfecto como exterior del Cuéntame de los años 70. Desde las 11:00  a las 3:30 de la mañana le da tiempo a uno a fijarse en todo.

Y también en 4 horas y media da mucho tiempo para pensar… Y volvernos era uno de los pensamientos más recurrentes. El camino español de 2017 se acababa antes de empezar… Las cosas son como son y lo primero es lo primero. Dos frases hechas que resumen exactamente la situación.

Finalmente LA entró en consulta. El resultado: no hay nada roto y no hay fisura ¡Bien! ¿Y bici? Es una contusión fuerte pero si puede aguantar el dolor podrá pedalear. A las 9 debemos volver para que lo vea un traumatólogo y certifique el diagnóstico.

Dormimos 4 horas, pero lo importante es que el diagnóstico coincide. Así el día que debíamos salir… Tenemos que decidir si seguimos o nos volvemos…

Mientras tanto, la visita al Instituto Cervantes donde nos reciben como en casa (agradecimientos infinitos a Carmen, Laura y todo el equipo Del Cervantes de Milán).

Y luego, ya con más tranquilidad, decidimos saltarnos esta primera etapa que debíamos empezar ese mismo día y buscar un poco de reposo para el hombro de LA e irnos directamente a Bellinzona. Preciosa localidad Suiza donde iniciaremos al día siguiente y sin previo calentamiento, a puerta gayola como dicen los taurinos,  la etapa reina del Camino Español: el paso de Sant Gotthard. Alea jacta est. Empezar la empezamos ya veremos si la acabamos…

El Camino Español

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Día – 1. Nervios a flor de piel

Todo el día nervioso... En realidad desde hace algunos días. Es la tercera variante del Camino Español que recorremos y...

Cerrar